INADE, Instituto Atlántico del Seguro
Sábado, 20 de Julio 2019
Inicio | Mapa Web | Protección Datos

Inicio >> Sala de Prensa >> Hemeroteca


Hemeroteca

El seguro evita pagar 348 millones de euros a los defraudadores

20/10/2011

  • La crisis dispara el fraude al Seguro
  • La coordinación entre los Cuerpos de Seguridad, las entidades aseguradoras, los mediadores de seguros y los peritos, pieza básica en la lucha contra el fraude
  • Se crea un fichero de automóviles, que registrará datos de datos de vehículos con pérdida total, robados o incendiados. El fichero figura debidamente inscrito en la AGPD

 

El pasado martes 18 de octubre, la Fundación Inade, Instituto Atlántico del Seguro, reunió al Cuerpo Nacional de Policía, a la Asociación de Peritos de Seguros y Comisarios de Averías (APCAS), a entidades aseguradoras, a mediadores de seguros y a la Universidad de Vigo en una jornada de trabajo en la que se analizó la situación actual del fraude al seguro y las soluciones que se aportan para reducir el número de casos de esta actividad delictiva.

 

El fraude se considera a "toda acción por parte de todas las personas que intervienen en la contratación del seguro o en la declaración de siniestro tendente a obtener ilegítimamente un beneficio o a favorecer a un tercero". Según nuestro Código Penal, cuando la cantidad defraudada es inferior a 400€ se considera falta y cuando supera dicha cantidad se cataloga como delito de estafa. La legislación vigente en materia de contrato de seguros presupone la buena fe por parte del contratante, por lo que -ante el supuesto de fraude- le corresponde a la entidad aseguradora correr con la carga de la prueba.

 

Ante el panorama de la actual regulación de los casos de fraude, en el seguro español descubrimos que ante la inexistencia de una estadística oficial por parte de las Administraciones Públicas los únicos datos de los que disponemos son los del trabajo que con carácter anual elabora la asociación ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones), "El Fraude al Seguro Español" en el que participan un importante número de entidades aseguradoras y que fue presentado en la jornada de trabajo por Juan Ángel López Rouco, Presidente de APCAS.

 

De entre estos datos destaca que en el ejercicio 2010, las compañías detectaron 118.470 casos de ciudadanos que pretendían enriquecerse injustamente a costa del sector asegurador. Este número de casos supone un aumento del 16,59% sobre el registrado en 2009. La tendencia observada los últimos años nos pone en disposición de afirmar que ante la situación de crisis el ingenio del ciudadano para engañar al sector asegurador es creciente.

 

Casos detectados

Año

Nº Casos

Variación S/ Año Anterior

2003

54.114

-

2004

60.852

12,45%

2005

63.526

4,39%

2006

65.791

3,57%

2007

72.424

10,08%

2008

76.759

5,99%

2009

101.615

32,38%

2010

118.470

16,59 %

 

Comparando la incidencia sobre los diferentes ramos del seguro, el que ha sufrido mayor incremento del fraude ha sido el correspondiente a las pólizas de riesgos personales (vida, accidentes, enfermedad, salud, subsidio por baja laboral), en el que se registró un aumento del 83,52% respecto a 2009.

 

Si efectuamos un análisis sobre la repercusión en el total de los ramos, nos encontramos que tres de cada cuatro casos de fraude corresponden al seguro del automóvil.

 

Distribución del fraude sobre cada grupo de ramos

Grupo de Ramos

Año 2009

Año 2010

Automóviles

76,60%

75,33%

Diversos y R.C.

20,48%

20,67%

Personales

2,23%

3,51%

Otros Ramos

0,69%

0,49%

 

La cantidad que reclaman los defraudadores al seguro en el ejercicio 2010 ascendió a 486 millones de euros. Una vez efectuadas las correspondientes averiguaciones y deducidos los casos de fraude, el seguro sólo abonó 138 millones, lo que ha supuesto un ahorro de 348 millones de euros, beneficio que pensaban obtener los timadores del seguro (dos veces el valor de Novacaixagalicia según la valoración del Banco de España).

 

La repercusión que tiene el fraude sobre el conjunto de la sociedad incide -por una parte- en el encarecimiento de las primas de seguros y -por otra- en que entre todos los ciudadanos debemos pagar a los fraudulentos.

 

El "Caso del Inmigrante"

 

De entre las diferentes causas que originan casos de fraude, una que preocupa especialmente al sector es el aumento progresivo en los últimos años del conocido como "Caso del Inmigrante". Su desarrollo consiste en asegurarse en España, posteriormente trasladarse al país de procedencia, lograr en dicho país un certificado de defunción (normalmente países con escasa organización administrativa) y tratar de cobrar de las entidades aseguradoras en las que se suscribió el contrato las indemnizaciones correspondientes. 

 

A primera vista el caso parece normal, pero una vez investigado el fallecido (mediante pruebas de ADN y otros análisis clínicos) se comprueba que no existe relación entre el difunto y el asegurado de la póliza.  La población que más abunda en este tipo de casos procede de países del Norte de áfrica y Europa del Este.

 

Concluida la presentación de este estudio, se proyectó la película "La Semana que viene (sin falta)".

 

A su término, se constituyó la Mesa Redonda de la jornada, que estuvo moderada por Pasqual Llongueras, Asesor Institucional del Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros, y en la que intervinieron como ponentes Enrique Codert Villén (Línea Directa), José Ignacio Pérez Postigo (Mapfre), Luis Manuel García Mañá (Jefe Superior de la Policía Nacional en Galicia), Marta García Mosquera (Universidade de Vigo), y Juan Ángel López Rouco (APCAS).

 

Enrique Codert (responsable del Departamento Antifraude de Línea Directa) manifestó que las entidades aseguradoras deben contar con un departamento propio antifraude, debidamente estructurado y dotado de los medios materiales y humanos suficientes para desempeñar esta labor. Este departamento debe estar vinculado con el Departamento de Siniestros, que será desde el que se suministre la documentación necesaria para realizar la tarea encomendada.

 

Por su parte, José Ignacio Pérez Postigo, (Subdirector de Prestaciones de Automóviles, Responsable del Departamento de Daños Personales de Mapfre) señaló la ausencia de una cultura aseguradora en la sociedad y de represión del fraude por parte de las entidades aseguradoras, la falta de colaboración entre compañías de seguros y la situación económica que actualmente atraviesa la sociedad como los principales motivos en los que se basa primordialmente el fraude.

 

El señor Pérez Postigo indicó que el fraude repercute de forma directa en los asegurados, ya que por una lado se pueden ver incrementadas las primas y por otro -en ocasiones- se presiona a los asegurados que actúan de buena fe.

 

Asimismo, de cara a las entidades aseguradoras, esta lacra produce una alteración de los resultados técnicos, con un incremento en los costes de explotación y un posible deterioro en la imagen del sector asegurador, ya que la ciudadanía podría entender que se trata por igual tanto al que se comporta correctamente como al que estafa.

 

El representante de Mapfre solicitó la colaboración de todas las personas vinculadas al sector asegurador con la Administración de Justicia y los Cuerpos de Seguridad, locales, autonómicos y estatales. De igual forma, destacó que la reciente puesta en marcha del "Fichero de Automóviles Pérdida Total, Robo o Incendio" que estará alimentado con los datos que faciliten las compañías se pretende combatir una parte importante del fraude en este ramo del seguro. El código tipo que regula el Fichero, ha sido inscrito en el Registro General de Protección de Datos por la AGPD el pasado 5 de septiembre.

 

El Jefe Superior de Policía de Galicia, Luis Manuel García Mañá, indicó que en Galicia han pasado a disposición judicial por simulación de delito o denuncia falsa 47 personas en los dos últimos años. Destacó que los casos más frecuentes de denuncia falsas en el ámbito gallego se producen por robos ficticios en cajeros, hurto de móviles, daños en vehículos y daños en hogar y comunidades, mientras que los casos estimados como simulación de delito se refieren a daños materiales, hurtos, robos con fuerza en las cosas y robos con violencia o intimidación.

 

El señor Mañá describió los procesos que emplea la Policía ante una denuncia falsa o una simulación de delito: la recepción de la denuncia, la investigación policial, la detención del presunto autor y la elaboración de un atestado policial.

 

El Jefe Superior de Policía, manifestó asimismo que existen dificultades para acreditar de forma policial y jurídica la estafa al seguro, por lo que demanda actuaciones para complementar la respuesta policial al delito con actuaciones estratégicas preventivas que dificulten, de inicio, el modus operandi del fraude. Asimismo, solicitó mejoras en la comunicación entre Policía Judicial y entidades aseguradoras, para lo que demandó a las compañías de seguros que se personen como parte en los procesos judiciales a fin de que puedan obtener tanto el atestado policial como la demás documentación procesal.

 

Por su parte, Marta García Mosquera, Contratada Doctora en Derecho Penal de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, habló sobre las respuestas jurídica y penal al fraude en el seguro. Centró su exposición en dos partes: la clasificación penal a través del delito de estafa y los posibles delitos concomitantes en el fraude del seguro.

 

Durante su exposición, indicó dos modos muy frecuentes de operar: por un lado a la hora de contratar la póliza efectuar declaraciones falsas, incurrir en inexactitudes y/u omisiones, contratación de un seguro para cubrir un siniestro ya ocurrido o formalizar diferentes pólizas sobre un mismo bien encubiertamente para una vez ocurrido el siniestro reclamar a cada una de las aseguradoras.

 

La otra forma de operar es la provocación dolosa de un siniestro, indicando a este respecto que el actual Código Penal desarrolla un capítulo sobre los incendios y bienes propios, exponiéndose el defraudador a una pena de uno a cuatro años de prisión.

 

Por último, otro tipo de delitos concomitantes en el fraude del seguro son las producidos por falsedades documentales, declaraciones de siniestros falsos, facturas falsas o falsificación de certificados y simulación de delitos.

 

 

Una vez concluida la exposición de los ponentes, se desarrolló un amplio coloquio con los asistentes, donde participaron los representantes de la Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local, compañías aseguradoras, mediadores de y peritos de seguros, así como abogados.

 

Inade, Instituto Atlántico del Seguro. C/La Paz 2 - Bajo, 36202 - Vigo (Pontevedra)
Copyright Inade 2004. Todos los derechos reservados